• Inicio
  • Espectáculos
  • A 70 años de la muerte de Carlos de la Púa, el más importante poeta del lunfardo
Espectáculos

A 70 años de la muerte de Carlos de la Púa, el más importante poeta del lunfardo

Poeta, periodista y cineasta, Carlos Raúl Muñoz y Pérez –su verdadero nombre- nació en La Plata el 14 de enero de 1898, y se crió en el barrio porteño de Once. Fue un hombre del tango y la cultura argentina.

Se cumplen siete décadas del fallecimiento de Carlos de la Púa, el poeta más importante del lunfardo, autor del libro más destacado del género («La crencha engrasada», 1928), amigo de Gardel, autor de letras de tango y del guion de la primera película sonora argentina, «¡Tango!».

Poeta, periodista y cineasta, Carlos Raúl Muñoz y Pérez –su verdadero nombre- nació en La Plata el 14 de enero de 1898, y se crió en el barrio porteño de Once; fue un hombre del tango y la cultura argentina.

A lo largo de su vida publicó solo dos libros, uno de narrativa que se llamó «El violeta» y otro de poesía, «La crencha engrasada», subtitulado «Poemas Bajos», que lo consagró en el universo del tango y que es considerado como la obra más importante del lunfardo, donde mejor se expresa.

Allí plasmó una profunda mirada de estratos marginales de la Buenos Aires de entonces, descubriendo las palabras reas que encajaban perfectamente en sus versos.

Su lenguaje es a veces crudo pero nunca ofensivo. Es el lenguaje de la calle, del malecón, de la cancha de fútbol

NICOLÀS OLIVARI, ESCRITOR

«Su lenguaje es a veces crudo pero nunca ofensivo. Es el lenguaje de la calle, del malecón, de la cancha de fútbol. Creo que, en realidad, es el lenguaje de la vida tumultuosa, verídica, exacta, cabal, que se vive, se siente y se sufre. A través de mis recuerdos, de la amistad que nos unió y de la admiración que sobrevive, éste es Carlos de la Púa», expresó el escritor Nicolás Olivari.

En 1966 se editó un primer disco con sus poemas, leídos por el actor Héctor Alterio y acompañado musicalmente por el Trío Cedrón – luego devenido en cuarteto- interpretando grandes clásicos del tango como «Responso» y «La cachila».

El álbum incluye «El entrerriano», a quien Juan «Tata» Cedrón le puso melodía.

Al año siguiente, Alterio volvió a interpretar la poesía de Carlos de la Púa en un segundo trabajo, que contempló otra tanda de sus escritos.

A mediados de esa década, el cantor de tangos Edmundo Rivero también abordó su obra e incluyó en sus trabajos lunfardos poemas como «Packard» y «Línea 9».

Carlos de la Púa fue conocido como el Malevo Muñoz, y en otros ambientes gustaba hacerse llamar Carlos Muñoz del Solar. A lo largo de su vida tuvo muchos oficios, pero siempre se reconoció como periodista.

Amigo de Carlos Gardel, de Raúl González Tuñón (a quien llamaba «el otro poeta suburbano») y de otros intelectuales y artistas de la época como Olivari, Jorge Luis Borges, Enrique González Tuñón, Aníbal Troilo, Roberto Arlt, Enrique Cadícamo, solía frecuentar los más bajos fondos del Buenos Aires de su tiempo.

Los protagonistas en su obra fueron los obreros, los delincuentes, las prostitutas, los personajes de la noche.

Como periodista escribió en el diario Crítica, dirigido por Natalio Félix Botana, donde se desempeñó desde 1925.

Actuó en la película «Galería de esperanzas» y en 1935 codirigió el filme «Internado».

En la Academia Porteña del Lunfardo hay un sillón con el nombre de Carlos de la Púa, conviviendo con otras butacas dedicadas a Álvaro Yunque, Sebastián Piana, Alberto Vacarezza, César Tiempo o Pascual Contursi.

Carlos de la Púa hizo su aporte concreto al tango: fue autor de las letras de «Luces de París», «Coraje» y «Fuego»; estos dos últimos los grabó la orquesta del violinista Julio De Caro.

Además escribió el guión de la primera película musical argentina, «¡Tango!»(1933), dirigida por Luis Moglia Barth, que tuvo la participación de la orquesta de Juan de Dios Filiberto y el protagónico de las figuras más importantes del género, como Libertad Lamarque, Azucena Maizani, Juan D’Arienzo y Alberto Gómez.

De la Púa falleció el 9 de mayo de 1950, dejando el rastro de una Buenos Aires tumultuosa de aquellas épocas y un inmenso legado en la cultura popular argentina.

ETIQUETAS

FUENTE DE TELAM

Related posts

Retrospectiva del realizador Paulo Pécora en el teatro San Martín – Télam

Más de 35 artistas cantaron «Como la cigarra» como un conjuro contra la pandemia

Agrupación Medios de Cercanía

Noche de voces encendidas y celestiales en el Teatro Colón – 30/05/2018

El cine vuelve al barrio de Villa Urquiza

Crítica de «La vendedora de fósforos»: Peripecias en torno a una ópera – 30/05/2018

Brenda Asnicar respondió a las críticas que recibió sobre su «extrema delgadez» – 08/06/2018